Jueves, 27 de octubre de 2005
?C?mo llenar mi vida? (fragmento)
San Alberto Hurtado C, s.j


La enfermedad de moda en nuestros d?as es la neurosis. Una de las profesiones que m?s trabajo tiene es la de psiquiatra... Muchas personas que se creen atacadas por neurosis no tienen neurosis, sino vaciedad de vida: No tienen nada que hacer, nada que las saque de s? mismas; viven concentradas en su interior, siempre mir?ndose al espejo de su pensamiento: si est?n bien, si est?n mal; si las estiman o no; si la miraron, por qu?; si no, por qu? la dejaron de mirar... Castillos en el aire... sobre lo que los otros piensan de ella... La neurosis est? a la puerta, la vida se ti?? para siempre de tristeza. ?El ego?smo est? en la ra?z del mal! ?C?mo curar esa neurosis? Antes de ir al psiquiatra, yo aconsejar?a a esa persona que consultara a un Director Espiritual prudente. Puede que la ra?z de su mal sea un complejo sepultado en su interior, desde sus primeros a?os, pero lo m?s probable es que sea simplemente una vida vac?a, sin sentido; un alma que espera algo que la llene, que la tome, que le d? sentido a su existencia.

?Es tan triste vegetar! ?Ver que los a?os pasan y que no se ha hecho nada!, que nadie la mira con ojos agradecidos... que no tiene d?nde volverse para encontrar amor.

El cristianismo en esta materia, como en las dem?s, no es s?lo ley de santidad, sino tambi?n de salud espiritual y mental. Para algunos, la moral cristiana es un c?digo sumamente complicado, largo, detallado, estrecho... que puede ser violado a?n sin darse cuenta. Es un conjunto de leyes ordinariamente negativas: no hagas esto, ni aquello... ?C?mo voy a poder llenar mi vida con negaciones?

Pero, felizmente, la verdad es muy distinta. El cristianismo no es un conjunto de prohibiciones, sino una gran afirmaci?n... y no muchas, una: Amar. ?Dios es amor? (1Jn 4,8), y la moral de quienes han sido creados a imagen y semejanza de Dios, es la moral del Amor. ?Cu?l es el precepto m?s grande de la ley? Amar?s... y el segundo, semejante al primero, es ?ste: y amar?s a t? pr?jimo como a ti mismo (cf. Mt 22,37-39). Por eso, Bossuet, con su genio clar?simo pod?a decir: ?Seamos cristianos, esto es, amemos a nuestros hermanos?.

La mejor manera de llenar la vida: llenarla de amor, y al hacerlo as? no estamos sino cumpliendo el precepto del Maestro. Poco antes de partir de este mundo, al querer resumir toda su ense?anza en un precepto fundamental, nos encarg?: Os doy un mandamiento nuevo: que os am?is los unos a los otros... En esto conocer?n todos que sois disc?pulos m?os: si os ten?is amor los unos a los otros... (cf. Jn 13,34-35). ?En esto, y s?lo en esto, conocer? el mundo que sois mis disc?pulos!

Los primeros cristianos: ??C?mo se salva a un hombre? ?Am?ndolo, sufriendo con ?l, haci?ndose uno con ?l, en el dolor, en su propio sufrimiento. No con discursos, que no cuesta nada pronunciarlos; con sermones que no cambian nuestras vidas; ?sino con la evidente demostraci?n del amor! La Iglesia necesita, no demostradores, sino testigos.
Comentarios